Doctor Clipperton

A Tumblr Blog
Por fin estaba preparado. A través de extractos de un libro inexistente, de historias inconexas, de falsas personalidades y personajes, contaría toda la verdad. La venganza se ejecutaría en silencio, nadie sabría nunca nada...
  • October 6, 2013 2:52 pm

    "Ella tenia una idea, el tenia otra. Ninguno de los dos la dijo y ninguno de los dos se sintió correspondido. Los dos se decepcionaron y los dos tenían mas razón que el otro."

    — Las alucinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • November 11, 2012 6:53 am

    "El ver­da­de­ro res­pon­sa­ble es el que man­da, y yo man­do. Pre­su­mo de ser po­de­ro­so, pe­ro en la ad­ver­si­dad es cuan­do ma­yor fuer­za desa­rro­llo. Hay que ges­tio­nar y apren­der de ella"

    — Marcelo Bielsa, entrenador del Athletic de Bilbao, 10 de Noviembre de 2012

  • July 18, 2012 11:53 am

    "…las sensaciones eran confusas en su 35 cumpleaños. Sentía que había traicionado los sueños de aquel dinámico niño de los años 80, pero no. Estaba terriblemente equivocado, la mayoría de sus ilusiones estaban más que cumplidas: ya sabía lo que era acostarse con una mujer, tenía buen aspecto, salud, mujer, hija, un buen sueldo y un buen coche. Entonces…? Qué fallaba…? Qué faltaba…? el pobre doctor pensaba que algún día daría con la respuesta…"

    Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • July 18, 2012 7:44 am

    "…a Lucas le llamó la atención de aquella chica ese puntito de timidez superior a la media. Ese minúsculo detalle, inapreciable para muchos, transformó a Laura en alguien especial. Ahora ya no era una persona vulgar, la sutileza de aquella mirada perdida la colocó en el objeto de su pensamiento…"

    Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • January 11, 2012 3:39 pm

    "…le quedaban dos posibilidades: recrearse en los defectos de la gente o, por el contrario, buscar la conexión con ellos. No era una decisión fácil pues su cabeza le aconsejaba la primera, en cambio, su corazon no decia nada…"

    — Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • April 24, 2011 12:10 pm

    "…vivía días que podrían tildarse de altamente deprimentes. No sentía una estima incompleta ni incertidumbre ante el futuro, era esa horrible sensación de rareza que te abarca cuando, de casualidad, todos los que te rodean parecen auténticos gilipollas. ¿Cómo podía llegar hasta ese punto? Le preocupaba, en parte, aquel sentimiento sociópata propio de tipos con problemas de adaptación. Sabía que no era su caso, pero también sabía que aquellos tipos también asegurarían que no era su caso…"

    — Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • February 17, 2011 9:41 am

    "…a veces la amistad le parecía un acto un poco homosexual, como mostrar una especie de sentimiento que puede ser mal interpretado; no es que esto sea lo normal, es que, efectivamente, él interpretaba así el modo de actuar de los demas…"

    — Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • January 22, 2011 5:15 am

    "Yo ocupaba en ese esquema de intensidades emocionales un lugar periférico, circunstancial. Era una sombra a la que a veces se dirigía para descargar sus iras o sus alegrías, pocas para compartir la dicha.
    Yo había pasado por dos matrimonios (aquél era el tercero) y en todos acababa por ocupar un puesto semejante. Cabía suponer, pues, que se trataba de una elección personal aunque de carácter indeliberado. Tal vez sin darme cuenta me iba colocando en ese lugar indefinido, suburbial, hasta que desaparecía del mapa…"

    Extracto del libro “Lo que se de los hombrecillos” de Juan José Millás.

  • January 14, 2011 9:45 am

    "…era un tipo apasionante, con un exquisito mundo interior. Con entrañables complejos de inferioridad, tan contradictorios de ese gran y disimulado ego. Era un tipo misterioso, inquietante… Era una persona sin igual, pero era víctima de una sociedad intolerante que no acepta a los gilipollas…"

    Las fascinantes aventuras del Doctor Clipperton

  • January 9, 2011 10:50 am

    "…Aquella chica disfrutaba con todo lo que a mí me aburría y todo lo que a mí me divertía a ella le aburría. Éramos la pareja perfecta: lo que nos hacía seguir juntos era la tolerable e intolerable distancia entre nosotros. Seguíamos viéndonos cada día y cada noche, sin nada resuelto y sin oportunidad de resolverlo. Perfección…"

    Extracto del libro “Shakespeare nunca lo hizo” de Charles Bukowski.